Vejiga neurógena y Esclerosis Múltiple

Vejiga neurógena y Esclerosis Múltiple

¿Por qué es importante que hablemos de la vejiga neurógena en la Esclerósis múltiple? Según la Sociedad Española de Esclerosis Múltiple, la vejiga neurógena afecta a un 80% de las personas que sufren esta enfermedad y, sin embargo, no es un síntoma tan conocido como la debilidad, fatiga o falta de coordinación, por ejemplo. Pero para poder conocer más sobre este síntoma y su tratamiento, vamos a empezar por el principio.

La Esclerosis múltiple afecta según la Sociedad Española de Esclerosis Múltiple a unas 47.000 personas en España, 600.000 en Europa y más de 2.000.000 en el mundo.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica, degenerativa, en la que la mielina, una vaina o capa protectora de las neuronas, es sustituida por una capa esclerótica y rígida que impediría el correcto paso del impulso nervioso por la neurona. Es una de las enfermedades más comunes del sistema nervioso central (cerebro y médula) y por tanto los síntomas varían dependiendo de la localización de la lesión.

Entre los síntomas que puede presentar un paciente con EM se encuentran; fatiga, ataxia, temblor, espasticidad, disfunciones vesicales e intestinales, problemas de visión, dolor, trastornos cognitivos, disfagia, así como disfunción sexual.

Nos centraremos en este post en hablar de los que ocurre con la vejiga en la EM, una afectación conocida como vejiga neurógena.

Para la correcta continencia de la orina y la micción es necesario que exista una buena distensión del músculo de la vejiga para almacenar y una contracción efectiva para asegurar el correcto vaciamiento vesical. Junto a la vejiga, la uretra y los esfínteres uretrales, los cuales tienen que ser capaces de aumentar o disminuir la presión ejercida sobre la uretra en función del llenado vesical. Todo este complejo proceso esta controlado por el sistema nervioso central (SNC), el cual a su vez coordina al sistema simpático, parasimpático y autónomo.

Hablamos de vejiga neurógena cuando una persona con daño en el SNC, periférico o autónomo presenta alguna disfunción en la micción o en la continencia.

La sintomatología de la vejiga neurógena suele ser variada y afecta, como hemos dicho anteriormente, a un 80% de las personas que sufren esta enfermedad.

Las distintas formas de presentación de la vejiga neurógena dependerán del nivel de la lesión, encontrándonos:

  • Lesión cortical suprapontina: Aumento de la frecuencia y de la urgencia miccional con o sin pérdida de orina.
  • Lesión espinal (por encima del núcleo sacro de la micción): urgencia y frecuencia miccional con o sin incontinencia, así como disinergia o descoordinación entre la vejiga y esfínter que puede acompañarse de retención urinaria.
  • Lesión subsacral: vejiga con capacidad contráctil reducida, retención urinaria parcial o completa.

Desde la fisioterapia podemos tratar la sintomatología de la vejiga neurógena con distintas técnicas tales como:

  • Entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico(EMSP).
  • Biofeedback.
  • Neuroestimulación del nervio tibial posterior.
  • Calendario miccional.

El tratamiento variará en función de la sintomatología, resultando imprescindible una primera valoración por un fisioterapeuta especializado en uro-ginecología.

En la unidad de rehabilitación neurológica del IRF La Salle tratamos a pacientes con vejiga neurógena. En el siguiente post os explicaremos cómo lo hacemos y cuál es el tratamiento.

Isabel Díaz Martín
Fisioterapeuta especialista en uro-ginecología y obstetricia


Bibliografía
Block, V., Rivera, M., Melnick, M., & Allen, D. D. (2015). Do physical therapy interventions affect urinary incontinence and quality of life in people with multiple sclerosis? International Journal of MS Care, 17(4), 172–180. https://doi.org/10.7224/1537-2073.2014-031


Del Popolo, G., Panariello, G., Del Corso, F., De Scisciolo, G., & Lombardi, G. (2008). Diagnosis and therapy for neurogenic bladder dysfunctions in multiple sclerosis patients. Neurological Sciences : Official Journal of the Italian Neurological Society and of the Italian Society of Clinical Neurophysiology, 29 Suppl 4, S352–S355. https://doi.org/10.1007/s10072-008-1042-y


Fernández, O., Fernández, V. E., & Guerrero, M. (2005). Esclerosis Múltiple. Revista de La Educación Superior, 11(77), 4610–4621. https://doi.org/10.1016/j.med.2015.04.002


Pérez Luque, A., Rus Hidalgo, M., Arellano Velázquez, E., Becerril Ríos, N., García Alonso, J., & Escudero Uribe, S. (2015). Guía de orientación para la valoración de la discapacidad en Esclerosis Múltiple. Revista Científica de La Sociedad Española de Enfermería Neurológica, 42(1), 25–28.


Ruffion, A., Castro-Diaz, D., Patel, H., Khalaf, K., Onyenwenyi, A., Globe, D., … Edwards, M. (2013). Systematic review of the epidemiology of urinary incontinence and detrusor overactivity among patients with neurogenic overactive bladder. Neuroepidemiology, 41(3–4), 146–155. https://doi.org/10.1159/000353274


Us, A. (2013). The Epidemiology and Pathophysiology of Neurogenic Bladder, 6–8.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

. ACEPTAR
Aviso de cookies