Tratamiento logopédico en los trastornos de fluidez del habla

Tratamiento logopédico en los trastornos de fluidez del habla

Tratamiento logopédico en los trastornos de fluidez del habla

Muchas son las familias que acuden a nosotros para preguntarnos en qué se centra el tratamiento logopédico de los trastornos de la fluidez del habla. El objetivo de la intervención de este tipo de dificultades es lograr una serie de estrategias que disminuya las disfluencias para generar un mayor estado de seguridad en los niños y niñas que padezcan estas dificultades en la fluidez del habla.

Los trastornos de fluidez del habla se caracterizan clínicamente por una serie de disfluencias y/o disritmias anormales y persistentes del habla, que se identifican con las interrupciones en la producción de determinados sonidos que afectan al ritmo del discurso. Ya sea por exceso o por defecto. Los dos más comunes son:

Disfemia: es uno de los trastornos de fluidez del habla más conocidos y se caracteriza por bloqueos silábicos al inicio de palabra o a mitad de ella que paran o entorpecen el ritmo del discurso y se acompañan generalmente de tensión muscular, y características de personalidad relacionadas con la introversión y los miedos a hablar con desconocidos.

Taquifemia: es el trastorno de fluidez del habla en la que se habla a un ritmo tan rápido que se dificulta la comprensión del lenguaje por falta de articulación de los patrones motores de los fonemas dando lugar a un cambio de situación de las sílabas dentro de la palabra. Generalmente viene asociado a una personalidad más impulsiva y cierta inquietud motora.

Normalmente, estos trastornos de fluidez del habla están acompañados por peculiares patrones conductuales, cognitivos y afectivos. Y, aunque puede tener un origen neurogénico como consecuencia a un daño cerebral, normalmente comienzan en la infancia, y si llegan a establecerse, acompañan a la persona durante toda su vida.

Las disfluencias no tienen por qué suponer un problema por sí solas, y en muchas ocasiones, se producen de manera normal durante el desarrollo del lenguaje, cuando los niños aún no son muy habilidosos para desenvolverse de forma totalmente autónoma en las conversaciones. Si los niños no son conscientes de estas pequeñas interrupciones y titubeos, no hay que darle mayor importancia, aunque sí se recomiendan una serie de consejos desde el tratamiento logopédico en estos casos, para familiares y personas cercanas a los niños con estas dificultades de fluidez del habla:

  • Respetar los tiempos del niño y ser paciente para que acabe de hablar sin importar cuánto tarde en acabar su enunciado.
  • Dar las mismas oportunidades para expresarse que el resto de los miembros de la familia.
  • Evitar acabar las frases en su nombre.
  • Aportar un lenguaje sencillo y adaptado a su edad.
  • Evitar decirle continuamente que tenga un ritmo más lento en su discurso o pedirle que repita de nuevo lo que ha dicho.
  • Procurar ser un ejemplo de modelo de habla, siendo el adulto el que haga un habla más lenta y en el que respire adecuadamente al inicio de las frases.
  • Reforzar cuando su habla es lenta, su discurso es tranquilo y su respiración es adecuada.
  • Al mantener una conversación, hacer preguntas concretas, dejando tiempo para responder y esperando a que lo haya hecho cuando se plantee la siguiente.

Sin embargo, si estas disritmias están acompañadas de TICs, esfuerzos, tensión muscular o bloqueos pronunciados, pueden suponer un verdadero trastorno a la hora de la comunicación verbal, generando mucha inseguridad y haciendo muy consciente a la persona de sus limitaciones en el discurso. Cuando esto sucede, se puede hablar de disfemia establecida.

La terapia empleada en los trastornos de fluidez del habla ha sido muy controvertida a lo largo de la historia de los tratamientos relacionados con la logopedia y aún hoy en día, sigue habiendo un escaso número de estudios que avalen la eficacia de las intervenciones, los efectos directos sobre los mismos y los criterios metodológicos de los tratamientos. Una revisión sistemática de los resultados en el manejo de la tartamudez indica que los beneficios de los programas intensivos son mayores, en particular aquellos que incluyen un habla lenta y prolongada, fonación continua y consejería sobre reacciones frente a la tartamudez

Fases del tratamiento de la disfemia:

  • Relajación: En esta fase hay que trabajar la musculatura implicada en la zona orofacial que hace esfuerzos y compensa los momentos de disfluencias o bloqueos generando tensión.
  • Respiración: En esta fase se aprende un patrón adecuado a nivel diafragmático, se aumenta la capacidad pulmonar y se fomenta una adecuada coordinación fonorrespiratoria.
  • Fonación:Incorporar sonido a los ejercicios de respiración como forma de ir generalizando ese patrón hacia el propio lenguaje eliminando el número de bloqueos y centrando la atención en esos sonidos.
  • Ritmo del habla: tanto en la disfemia como en la taquifemia es adecuado enlentecer la velocidad del discurso para mejorar las condiciones de inteligibilidad y número de bloqueos.
  • Entonación: exagerando la prosodia de los enunciados verbales, se mejora, a su vez la fonación y el ritmo del habla y además resulta un buen ejercicio para ir trabajando de una forma global y asentando patrones motores.
  • Generalización: es la última fase del tratamiento y consiste en llevar los aprendizajes al contexto natural para afianzar todo lo trabajado.

Irene Rico Ezequiel

Logopeda de la unidad de atención integral a la infancia y adolescencia

Bibliografía

  • Hernández Jaramillo Janeth, Gil Lozada Yelitza. Efectos de la retroalimentación auditiva retardada en los patrones de tartamudez. Rev. Cienc. Salud [Internet]. 2014 Aug 12 (2): 243-251.
  • Irani F, Gable R, Daniels D, Hughes S. The long-term effectiveness of intensive stuttering therapy: a mixed methods study. J Fluency Disord. 2012;37(3):164-78.
  • Brown S, Ingham RJ, Inghan JC, Laird AR, Fox PT. Stuttered and fluent speech production: an ALE meta-analysis of functional neuroimaging studies. Hum Brain Mapp 2005; 25: 105-17
  • Cooper EB. Personalized fluency control therapy. San Antonio, TX: The Psychological Corporation, Harcourt Brace; 1994
  • Onslow M, O’Brian S. The Lidcombe programme of early stuttering intervention: methods and issues. Eur J Disord Commun 1987; 32: 231-50
  • Salgado Ruiz, A. Manual práctico de la tartamudez. 2008. Síntesis: Madrid.
  • Rodriguez Morejón, A. Intervención sobre la tartamudez temprana. 2001. Revista Logopedia, foniatría y audiología. 20: 136-150.
  • Fernández Zúñiga, A. Guía de intervención logopédica en tartamudez infantil. 2005. Síntesis: Madrid.

Si necesitas ayuda o ampliar información contacta

  • Responsable: Comunidad del Centro Superior Universitario.
  • Finalidad: Poder enviarle la información solicitada y suscribirle a nuestro boletín para poder enviarle otras comunicaciones sobre ofertas y promociones del Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle.
  • Legitimación: El consentimiento y aceptación de la política de privacidad al enviar el formulario.
  • Destinatarios: Sus datos se guardarán en Host-Fusion, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Asegurando que tus satos están protegidos.
  • Derechos: Tendrá derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos en caso de que lo deses.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido