Horario:Lun-Vie 8:00 AM - 9:00 PM

Trastornos temporomandibulares

Imagen destacada trastornos temporomandibulares

Trastornos temporomandibulares

Los trastornos temporomandibulares son un problema de salud pública y una de las principales fuentes de dolor orofacial que, en ocasiones, se presenta de manera conjunta con otros trastornos neuromusculoesqueléticos en el cráneo o de la región cervical (1). Asimismo, aspectos relacionados entre otros con la dentición o con la fuerza de apriete dental son factores contribuyentes en la aparición del dolor en la región (2). Sin embargo, los factores asociados al cierre oclusal dental, aunque se siguen incluyendo como parte del proceso de diagnóstico y exploración del paciente, han demostrado ser menos determinantes de lo esperado según ha demostrad la literatura científica (3,4). Este tipo de afectación neuromusculoesquelética es más frecuente en mujeres que en hombres (5), con una prevalencia de entre el 3.7% – 12% (6).

Actualmente, la clasificación de los trastornos temporomandibulares considera dos componentes: el cuadro clínico de signos y síntomas que presenta el paciente, así como los factores psicosociales asociados. Dentro del componente estructural, las fuentes de los signos y síntomas pueden ser de origen muscular, articular – asociados a alteraciones cápsulo-ligamentosas o  disfunciones condilares y artropatías o procesos de artritis relacionados con la articulación temporomandibular (7).

Las medidas de resultado con las que de manera habitual se realiza un seguimiento de la evolución en este tipo de patología incluye el registro de la intensidad del dolor, el nivel de discapacidad asociado a los síntomas, el nivel de funcionalidad del paciente y la cantidad del miedo al movimiento – también expresado como nivel de quinesofobia (8).

Por otra parte, cuando el dolor es de larga evolución – de entre más de 3 a 6 meses, existen indicadores potencialmente asociados con proceso un proceso de sensibilización central (9). Si bien esta característica no está presente en todos los casos de dolor crónico, su existencia conlleva ciertos aspectos a tener en cuenta a la hora de plantear el tratamiento de fisioterapia más adecuado, ya que se ha observado que se correlaciona con aspectos cognitivos tales como los procesos de aprendizaje, la memoria y el ámbito afectivo-emocional del paciente que actúan como factores de perpetuación de este tipo de sensibilización (10). Dada la complejidad para cuantificar durante la práctica clínica en fisioterapia esta característica, a veces presente en los casos de dolor crónico, suelen emplearse cuestionarios que evalúan, por ejemplo, la expansión del dolor o la calidad del sueño y que se ha observado que son compatibles con una sensibilización central (11).

A día de hoy, el tratamiento de los trastornos temporomandibulares ha pasado de un enfoque fuertemente vinculado al componente biomecánico de la articulación, a centrarse en modelos biopsicosociales que integran los conceptos actuales en neurociencia, combinados con abordajes conductuales y terapias físicas y farmacológicas (2) que ayuden a mejorar la calidad de vida del paciente (12). Se ha observado que, en presencia de dolor musculoesquelético, diversas estructuras y regiones de nuestro sistema nervioso central muestran cambios funcionales y estructurales. Estas zonas del sistema nervioso central están relacionadas con la planificación motora del movimiento de la articulación temporomandibular y son influenciables por estímulos cognitivos y emocionales, así como presentan una actividad similar en pacientes con niveles de catastrofismo clínicamente relevantes (13–15).

En particular, la evidencia científica actual indica que la fisioterapia es una modalidad de tratamiento que contribuye a disminuir la intensidad del dolor y mejorar la movilidad articular de la región temporomandibular (16). De esta forma, el uso de la terapia manual, combinada con la prescripción de ejercicio ha demostrado mejoras en el cuadro clínico de este perfil de paciente, sobre todo cuando este abordaje incluye a la región cervical dentro del tratamiento (1).

Asimismo, la aplicación de la punción seca han demostrado ser eficaz en el abordaje de trastornos temporomandibulares de origen muscular (17), además de la técnicas de relajación – como la técnica de Jacobson, que han demostrado ayudar a disminuir la intensidad de dolor y mejorar el rango articular en apertura mandibular en casos con un componente de tensión muscular (18). Sin embargo, a diferencia de otras regiones, la aplicación de electroterapia no ha demostrado actualmente beneficios superiores cuando se ha comparado con tratamientos placebo para la región orofacial (18).

No obstante, el abordaje de los factores psicosociales también es necesario, especialmente en aquellos casos en que el dolor sea de más larga evolución (19). De esta forma, por ejemplo, la evidencia científica ha demostrado que, en presencia de mayores niveles de miedo al movimiento, los niveles de actividad física, la cantidad de rango articular o la discapacidad física son mayores (20–22).

En resumen, los trastornos mandibulares comprenden una serie de signos y síntomas relacionados con los movimientos de la mandíbula, que presenta una compleja biomecánica que puede implicar tanto a estructuras musculares, articulares o neurales relacionadas con la articulación temporomandibular y zonas adyacentes como la región cervical. Entre los síntomas más comunes se encuentran el dolor de cabeza, los procesos inflamatorios locales, vértigos, tinnitus, bloqueos articulares o dolor en la región facial (23–25), combinados con posibles afectaciones centrales como la sensibilización central en ciertos casos de dolor de larga evolución, y con presencia en mayor o menor medida de factores psicosociales asociados que, si bien no siempre constituirán un eje importante dentro del proceso de rehabilitación, es adecuado valorarlos y considerarlos como parte de un enfoque diagnóstico y de tratamiento integral y centrado en la persona (26).

Eduardo Gamboa

Fisioterapeuta en el IRF La Salle

Te puede interesar…

Referencias

1.        Armijo-Olivo S, Pitance L, Singh V, Neto F, Thie N, Michelotti A. Effectiveness of manual therapy and therapeutic exercise for temporomandibular disorders: Systematic review and meta-analysis. Phys Ther. 2016 Jan 1;96(1):9–25.

2.        Gil-Martínez A, Paris-Alemany A, López-de-Uralde-Villanueva I, La Touche R. Management of pain in patients with temporomandibular disorder (TMD): Challenges and solutions. Vol. 11, Journal of Pain Research. Dove Medical Press Ltd.; 2018. p. 571–87.

3.        Pieters L, Lewis J, Kuppens K, Jochems J, Bruijstens T, Joossens L, et al. An update of systematic reviews examining the effectiveness of conservative physical therapy interventions for subacromial shoulder pain. Vol. 50, Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy. Movement Science Media; 2020. p. 131–41.

4.        Leite RA, Rodrigues JF, Sakima MT, Sakima T. Relationship between temporomandibular disorders and orthodontic treatment: A literature review. Dental Press J Orthod. 2013 Jan;18(1):150–7.

5.        Bueno CH, Pereira DD, Pattussi MP, Grossi PK, Grossi ML. Gender differences in temporomandibular disorders in adult populational studies: A systematic review and meta-analysis. Vol. 45, Journal of Oral Rehabilitation. Blackwell Publishing Ltd; 2018. p. 720–9.

6.        Magnusson T, Egermark I, Carlsson G. A longitudinal epidemiologic study of signs and symptoms of temporomandibular disorders from 15 to 35 years of age. J Orofac Pain. 2000;14(4):310–9.

7.        Schiffman E, Ohrbach R, Truelove E, Look J, Anderson G, Goulet J-P, et al. Diagnostic Criteria for Temporomandibular Disorders (DC/TMD) for Clinical and Research Applications: Recommendations of the International RDC/TMD Consortium Network* and Orofacial Pain Special Interest Group†. J Oral Facial Pain Headache. 2014 Jan;28(1):6–27.

8.        Fernández-de-las-Peñas C, Von Piekartz H. Clinical Reasoning for the Examination and Physical Therapy Treatment of Temporomandibular Disorders (TMD): A Narrative Literature Review. J Clin Med. 2020 Nov 17;9(11):3686.

9.        Neblett R, Hartzell MM, Cohen H, Mayer TG, Williams M, Choi YH, et al. Ability of the central sensitization inventory to identify central sensitivity syndromes in an outpatient chronic pain sample. Clin J Pain. 2015 Mar 27;31(4):323–32.

10.      Mansour AR, Farmer MA, Baliki MN, Apkarian AV. Chronic pain: The role of learning and brain plasticity. Restor Neurol Neurosci. 2014;32(1):129–39.

11.      Nijs J, Loggia ML, Polli A, Moens M, Huysmans E, Goudman L, et al. Sleep disturbances and severe stress as glial activators: key targets for treating central sensitization in chronic pain patients? Vol. 21, Expert Opinion on Therapeutic Targets. Taylor and Francis Ltd; 2017. p. 817–26.

12.      Bitiniene, D Zamaliauskiene, R Kubilius R, Leketas M, Gailius T, Smirnovaite K. Quality of life in patients with temporomandibular disorders. A systematic review. Stomatologija. 2018;20(1):3–9.

13.      Vallence AM, Smith A, Tabor A, Rolan PE, Ridding MC. Chronic tension-type headache is associated with impaired motor learning. Cephalalgia. 2013;33(12):1048–54.

14.      Salomons T V., Moayedi M, Weissman-Fogel I, Goldberg MB, Freeman B V., Tenenbaum HC, et al. Perceived helplessness is associated with individual differences in the central motor output system. Eur J Neurosci. 2012 May;35(9):1481–7.

15.      Burland JP, Lepley AS, Cormier M, DiStefano LJ, Lepley LK. Examining the Relationship Between Neuroplasticity and Learned Helplessness After ACLR: Early Versus Late Recovery. J Sport Rehabil. 2020 Feb 8;30(1):70–7.

16.      Paço M, Peleteiro B, Duarte J, Pinho T. The Effectiveness of Physiotherapy in the Management of Temporomandibular Disorders: A Systematic Review and Meta-analysis. J Oral Facial Pain Headache. 2016;30(3):210–20.

17.      Fernández-Carnero J, La Touche R, Ortega-Santiago R, Galan-del-Rio F, Pesquera J, Ge H, et al. Short-term effects of dry needling of active myofascial trigger points in the masseter muscle in patients with temporomandibular disorders. J Orofac Pain. 2010;24(1):106–12.

18.      Medlicott M, Harris S. A systematic review of the effectiveness of exercise, manual therapy, electrotherapy, relaxation training, and biofeedback in the management of temporomandibular disorder. Phys Ther. 2006;86(7):955–73.

19.      Flor H, Turk DC. Chronic Pain: An Integrated Biobehavioral Approach. IASP Press. 2011.

20.      Geisser ME, Haig AJ, Wallbom AS, Wiggert EA. Pain-Related Fear, Lumbar Flexion, and Dynamic EMG among Persons with Chronic Musculoskeletal Low Back Pain. Clin J Pain. 2004 Mar;20(2):61–9.

21.      Verbunt JA, Sieben JM, Seelen HAM, Vlaeyen JWS, Bousema EJ, Van Der Heijden GJ, et al. Decline in physical activity, disability and pain-related fear in sub-acute low back pain. Eur J Pain. 2005;9(4):417.

22.      Lira MR, Lemes da Silva RR, Bataglion C, Aguiar A dos S, Greghi SM, Chaves TC. Multiple diagnoses, increased kinesiophobia? – Patients with high kinesiophobia levels showed a greater number of temporomandibular disorder diagnoses. Musculoskelet Sci Pract. 2019 Dec 1;44.

23.      Graff-Radford SB. Temporomandibular Disorders and Headache. Vol. 51, Dental Clinics of North America. Dent Clin North Am; 2007. p. 129–44.

24.      Bousema EJ, Koops EA, van Dijk P, Dijkstra PU. Association Between Subjective Tinnitus and Cervical Spine or Temporomandibular Disorders: A Systematic Review. Vol. 22, Trends in Hearing. SAGE Publications Inc.; 2018.

25.      Marklund S, Wänman A. Incidence and prevalence of temporomandibular joint pain and dysfunction. A one-year prospective study of university students. Acta Odontol Scand. 2007;65(2):119–27.

26.      Suvinen TI, Reade PC, Kemppainen P, Könönen M, Dworkin SF. Review of aetiological concepts of temporomandibular pain disorders: Towards a biopsychosocial model for integration of physical disorder factors with psychological and psychosocial illness impact factors. Eur J Pain. 2005;9(6):613.

Rehabilitación cardiovascular: 101 preguntas esenciales

El doctor José María Maroto Montero, coordinador de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle, contesta en este libro a las 101 preguntas más frecuentes de los enfermos y sus familiares.

Respuestas comprensibles cuyo objetivo primordial es evitar que la falta de información incida negativamente en la recuperación física y psíquica de los afectados.

Si necesitas ayuda o ampliar información contacta

Información importante sobre el cumplimiento del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos).

  • Responsable: Comunidad del Centro Superior Universitario.
  • Finalidad: Poder enviarle información la información solicitada a través de este formulario y poder enviarle otras comunicaciones sobre ofertas y promociones del IRF La Salle.
  • Legitimación: El consentimiento y aceptación de la política de privacidad al enviar el formulario.
  • Destinatarios: Sus datos se guardarán en wp-engine, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Asegurando que tus satos están protegidos.
  • Derechos: Tendrá derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos en caso de que lo desees.

Gracias

Hemos recibido su mensaje, nos pondremos en contacto lo antes posible, gracias por contactar con el Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle.

Ir al contenido