IRF LA SALLE
BLOG

¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?

5 septiembre, 2019
¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?

¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?

Últimamente se oye hablar mucho de integración sensorial…pero, ¿qué es? ¿Cómo sé si mi hijo tiene dificultades de procesamiento sensorial? ¿Qué puedo hacer?

En estas líneas se pretende dar una visión sencilla y clara que ayude a padres y profesionales a determinar la posible existencia de problemas en la organización de la información sensorial.

Cada vez nos encontramos en nuestro entorno más niños etiquetados como desobedientes, rebeldes, impulsivos, movidos o por el contrario muy parados, con escasa capacidad de ideación o iniciativa, con problemas de atención y/o en la lecto-escritura, dificultades para coger bien el lapicero o para usar unas tijeras, cuando en realidad lo que presentan son dificultades para integrar la información que llega a través de sus sistemas sensoriales. Toda la información que se recibe a través de los sentidos llega al cerebro y es éste quién tiene que procesarla de manera adecuada para dar una respuesta adaptativa al entorno.

Entonces …¿Qué es la integración sensorial?

Es la responsable de organizar las sensaciones que recibimos de nuestro cuerpo y del ambiente y nos permite responder de manera apropiada a las demandas que se nos presentan en el quehacer diario.

La integración sensorial es la responsable de organizar las sensaciones que recibimos de nuestro cuerpo y del ambiente y nos permite responder de manera apropiada a las demandas que se nos presentan… Haga clic para Tweet

La Teoría de Integración Sensorial fue creada y desarrollada por la Terapeuta Ocupacional y Neurocientífica estadounidense Jean Ayres. En los años 60 comienza a publicar estudios que relacionan los problemas de aprendizaje con un procesamiento sensorial atípico.

El procesamiento e integración de las sensaciones constituye una base fundamental para el desarrollo de las habilidades de la vida diaria, del desarrollo socio-emocional, del funcionamiento motor y de los aprendizajes complejos. Un buen procesamiento sensorial permite que los impulsos fluyan fácilmente y alcancen su destino rápidamente. La lesión en el cerebro es una condición que generalmente lleva a un procesamiento sensorial insuficiente; sin embargo en la mayoría de los niños con dificultades de integración sensorial probablemente no exista una lesión en la estructura del cerebro. Para entenderlo con un ejemplo, la indigestión supone que los órganos del aparato digestivo no procesan el alimento adecuadamente, no que dichos órganos estén lesionados.

Los sistemas sensoriales claves para estas funciones son el visual, el vestibular (movimiento), el propioceptivo (conciencia corporal), el táctil y el auditivo. Cabe destacar que el procesamiento y la interpretación de los estímulos sensoriales siempre depende del contexto.

Definición de sistemas sensoriales:

  • Sistema propioceptivo; se refiere a la información que nos proporciona contraer y estirar los músculos y doblar, estirar, cargar y comprimir las articulaciones.

¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?Las sensaciones del propio cuerpo ocurren especialmente durante el movimiento, pero también cuando estamos quietos, pues los músculos y articulaciones constantemente mandan información al cerebro para indicarnos cómo es nuestra posición. Casi toda la entrada propioceptiva se procesa en regiones del cerebro que no producen un estado de conciencia, por lo que rara vez notamos las sensaciones de los músculos y delas articulaciones a menos que pongamos atención deliberada en nuestros movimientos. La propiocepción nos ayuda a movernos y desarrolla nuestra conciencia corporal. Si la propiocepción no se desarrollase adecuadamente, nuestros movimientos serían más lentos, más torpes y requerirían de mayor esfuerzo, además resultaría costoso realizar tareas como abotonarse, sacar algo del bolsillo, tapar un frasco, subirse o bajarse del coche, subir escaleras o practica algún deporte

  • Sistema vestibular; nos da información de la postura, el equilibrio, la integración bilateral y el movimiento. Se encuentra en el oído interno, en concreto en una estruc¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?tura hecha de hueso llamada laberinto. El laberinto contiene los receptores auditivos y los 2 tipos de receptores vestibulares. Uno responde a la fuerza de la gravedad y el otro está relacionado con la velocidad y dirección del movimiento de la cabeza. Rara vez somos conscientes de la entrada vestibular, excepto después de que giramos en círculos y la entrada es tan intensa que nos mareamos. Los músculos de los ojos y del cuello tienen una función particularmente importante en la organización del sistema vestibular ya que tiene que hacer el trabajo de interpretar la orientación de nuestra cabeza y de nuestro cuerpo para que sepamos el significado de la información de nuestros ojos. Saltar, correr, mecerse, girar activan los receptores vestibulares, estar de pie, caminar y andar los activa de manera más sutil pero también generan entrada de información vestibular.
  • Sistema táctil; la piel tiene numerosos tipos de receptores para recibir sensaciones, de presión, textura, calor o frío, dolor y de movimiento de los vellos de la piel. El sistema táctil es el sistema sensorial más grande y tiene una función vital en el comportamiento humano, tanto físico como mental.

¿Tiene mi hijo problemas de integración sensorial?Nos informa de si algo está tocando nuestra piel, si ese algo es doloroso, frío, caliente, mojado, en general nos dice si un estímulo es peligroso. La integración poco adecuada de la información táctil puede hacer que el niño sea inseguro emocionalmente o tenga dificultades en relaciones sociales.

Las dificultades de integración sensorial pueden interferir en el desempeño ocupacional del niño. Es decir, en su participación en actividades de la vida diaria: actividades de autocuidado (aseo, alimentación, vestido,…), actividades escolares (atención, escritura, uso de tijeras…) y de juego/ ocio.

Algunos signos o conductas que podemos observar y nos pueden alertar de la presencia de un pobre procesamiento sensorial son:

  • Parece torpe o descoordinado (dificultad para usar tijeras, atarse los cordones, montar en bici….)
  • Parece no gustarle las actividades deportivas o de movimiento, prefiere juegos sedentarios. Tiene miedo a las alturas
  • Le cuesta inventarse juegos nuevos, sabe lo que tiene que hacer pero no sabe cómo hacerlo
  • Parece hacer las cosas de forma poco eficiente, añadiendo o saltándose pasos de la actividad
  • Tiene dificultades para organizar el material ….
  • Tiene tendencia a tropezar con las cosas, le cuesta mantener el equilibrio
  • Se muestra muy movido, inquieto, con un nivel de actividad alto
  • Tiene problemas para mantener la vista fija en algo que se mueve, para seguir la línea de lectura o para copiar de la pizarra.
  • Suele estar apoyado en alguna superficie, busca estar sentado o recostado con frecuencia, parece que se cansa con facilidad.
  • Confunde derecha, izquierda, arriba, abajo, algunas letras, o escribe en sentido inverso algunas letras o números, no sabe qué zapato va en cada pie.
  • Muestra angustia o miedo a poner la cabeza hacia abajo o inclinarla hacia atrás, hacer volteretas, dar vueltas…
  • Se mueve lento o tarda mucho en actividades que se realizan sobre superficies irregulares.
  • No le gusta ser tocado o que le hagan caricias.
  • Suele mantener las distancias con otros niños para evitar estar en contacto con gente.
  • No le gusta mancharse o tocar la arena, pintura, plastilina u otras texturas.
  • Se estresa en exceso cuando le tienen que cortar el pelo o las uñas de los pies o manos.
  • Muestra dificultad para unir las piezas de un rompecabezas o hacer construcciones.
  • Le cuesta seguir una línea al recortar o trazar líneas para hacer dibujos…

Si conoces a algún niño que presente alguna o varias de las conductas mencionados anteriormente podría ser que presente dificultades en su procesamiento sensorial por lo que se recomienda derivar a una valoración desde terapia ocupacional, según el enfoque de integración sensorial, con el fin de determinar si sería o no necesaria una intervención desde esta disciplina para ayudar al niño a mejorar la participación en su día a día.

Alejandra Barbero Esteban

Raquel García Hernández

Terapeutas Ocupacionales

Unidad de atención integral a la infancia y adolescencia del IRF La Salle

Bibliografía:

Ayres, A. J. La integración sensorial en los niños: desafíos sensoriales ocultos. S.A TEA EDICION. Madrid 2008

Ayres, A. J. La integración sensorial y el niño. S.A TRILLAS. México 2006

Blanche, E.I Equilibrio sensorial: Una guía sobre el procesamiento sensorial para padres y profesionales. AYTONA EDITORES

Blanche, E.I Algunos enfoques de intervención en Terapia Ocupacional. Terapia Ocupacional en la infancia. Editorial Médica Panamericana.

C. Bundy, A; J. Lane, S; A. Murray, E. Sensory Integration. Theory and practice. Davis Company

Fisher AG, Murray EA. Introduction to sensory integration theory. In Fisher AG, Murray EA, Bundy AC, editors. Sensory integration: theory and practice. Philadelphia: FA Davis; 1991. P. 326.

Smith-Roley, S. Blanche, E. & Schaaf, R. (Eds) (2001). Sensory Integration with diverse populations. San Antonio, Psychological Corporation.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

. ACEPTAR
Aviso de cookies