¿Cómo se evalúa e interviene desde terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil?

Cómo se evalúa e interviene desde terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil

¿Cómo se evalúa e interviene desde terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil?

La evaluación y la intervención de las dificultades de alimentación es un proceso largo y minucioso ya que se debe de recoger información de muchas áreas, con el fin de realizar una intervención global del niño. En este post detallaremos la labor de la terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil.

Para realizar el proceso de evaluación desde terapia ocupacional recogemos información desde las siguientes áreas:

    • En primer lugar, debemos realizar una entrevista a los padres y cumplimentación de un En este punto debemos obtener información acerca de los hábitos de alimentación así como la historia de alimentación del niño (adquisición de los hitos del desarrollo a nivel oral, transiciones de texturas, ambiente, rutinas y habilidades de autoalimentación del niño), un registro de alimentación de varios días para saber qué come el niño la cantidad y el lugar dónde come, y un formulario de admisión de alimentos para conocer qué alimentos ha probado alguna vez, cuáles nunca y los que rechaza así como las características de los alimentos que suele tomar.
    • Debemos continuar el proceso de evaluación realizando una observación directa de varios aspectos del niño que influyen en la alimentación y los componentes de desempeño ocupacional necesarios para una correcta ejecución de cada tarea: Entorno físico (ambiente): observar en qué lugar come el niño y las características del mismo, en qué lugar de la mesa se sienta, si come solo o acompañad o si hay elementos distractores como la televisión o sus juguetes.Cómo se evalúa e interviene desde terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil

 

  • Autoalimentación: observamos si el niño es capaz de realizar todo el proceso sin ayuda respecto a su edad, cuánta ayuda necesita por parte de un adulto, en qué momentos y cómo es su desempeño.
  • Posicionamiento: es importante cómo el niño está posicionado a la hora de comer teniendo en cuenta que mantiene una correcta estabilidad y un buen control postural en relación a la altura y tipo de silla y mesa.
  • Habilidades oromotoras: lo realizaremos a través de la observación del acto de comer y expondremos al niño a inputs propioceptivos, vestibulares y táctiles de la esfera orofacial para determinar si las respuestas motoras son eficaces. Realizaremos esta evaluación con nuestros compañeros los logopedas para que nos puedan aportan información más precisa y detallada.
  • Procesamiento sensorial: se valorará el procesamiento general (no solo a nivel oral) del niño, a través del Perfil Sensorial (cuestionario cumplimentado por los padres), observaciones clínicas estructuras y el SIPT (evaluación de praxis e integración sensorial).
  • Atención y organización de la conducta: observaremos qué actitud presenta el niño ante la rutina de comer.

Para conocer más acerca de la terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil relacionados con los componentes del desempeño ocupacional os dejamos este enlace a otro post que habla de ello.

¿Qué componentes del desempeño ocupacional influyen en la actividad de la alimentación infantil?

 

  • Por último, en este proceso de evaluación podemos administrar algunas escalas estandarizadas a través de las cuales podremos hacer una observación sistemática de la alimentación del bebé:
    • Escala de evaluación oral-motora para neonatos (Neonatal Oral-Motor Assessment Scale), NOMAS: evalúa los patrones de succión en los recién nacidos prematuros y a término identificando patrones motores orales normales y diferenciando los patrones disfuncionales.
    • Calendario de evaluación motriz-oral (Schedule for Oral Motor Assesment), SOMA: tiene como objetivo evaluar las habilidades motrices orales de los niños preverbales a través de una variedad de sabores y texturas que van desde líquidos hasta sólidos masticables.
    • Oral Motor Feeding Rating Scale. Judy Michels Jem, M.s: evalúa los movimientos orales de los niños durante las diversas funciones a la hora de comer y beber.

Cómo se evalúa e interviene desde terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantilUna vez que hemos realizado una evaluación exhaustiva de todos los componentes que influyen en la alimentación del niño y el consiguiente razonamiento clínico, pasamos a la intervención. La intervención de terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil debe estar coordinada con los miembros del equipo (psicólogos y logopedas) y con el entorno del niño (familia y colegio).

En el plan de tratamiento que creemos para cada niño se tiene que tener en cuenta los déficits, pero también sus fortalezas, así como las preocupaciones y necesidades de los cuidadores principales, ya que de esta manera podremos llegar a reducir el estrés que supone para las familias tener un niño con dificultades en la alimentación.

Desde terapia ocupacional realizamos una intervención desde una perspectiva holística, por lo cual se llevará a cabo un tratamiento global teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • Control postural: podemos trabajar para mejorar la estabilidad de la cintura pélvica y escapular ayudando a mejorar el control de tronco y el tono influyendo en el correcto mantenimiento de la postura.
  • Destrezas oromotoras: trabajando la normalización del tono en las estructuras orofaciales, aumentando el movimiento de la lengua o mejorando las habilidades de alimentación con cuchara, de beber en taza, de beber con pajita y de masticación y mordida. En este punto de la intervención es importante que el niño nos de permiso para que podamos trabajar dentro de su boca ya que podría causarle mucho rechazo.
  • Posicionamiento: es importante que el niño mantenga un correcto alineamiento de la pelvis y cintura escapular con los pies apoyados y cabeza y cuello alineados con el tronco.
  • Procesamiento sensorial: es importante hacer una intervención tanto a nivel global de las dificultades de procesamiento sensorial como a nivel específico de alimentación. A nivel vestibular tenemos que favorecer un buen control postural para conseguir un buen control motor oral, a nivel propioceptivo tenemos que favorecer las habilidades de planeamiento motor a nivel orofacioal y aumentar la conciencia de las estructuras orales como puede ser con el uso del chewy y con comidas crujientes y a nivel táctil también aumentaremos la conciencia dentro de la boca y en caso de ser necesario desensibilizaremos la zona oral a través de estrategias específicas.
  • Control del entorno: es importante disminuir las distracciones en el momento de la comida, crear un ambiente óptimo, sentar al niño en el lado de la mesa donde menos se vaya a distraer. Además, será necesario solventar las dificultades que pueden aparecer respeto a la altura y relación de mesa silla y la mesa.
  • Familia: cómo hemos mencionado anteriormente, es muy importante involucrar a la familia en este proceso, necesitan estar informados continuamente por nosotros de lo que le está pasando a sus hijos además de poder darles pautas acerca de cómo actuar y mantener la tranquilidad en los momentos de la comida (no forzar al niño, no gritar y no usar el castigo).
  • Aspectos emocionales y de comportamiento: en este punto crearemos rutinas y hábitos que ayudarán al niño a anticipar el momento de la comida, además estableceremos un límite de tiempo y fomentaremos que el momento de la alimentación sea en familia para aumentar las experiencias positivas que el niño tenga en relación con la comida. Por último, haremos una exposición progresiva de los alimentos que sean novedosos para el niño.

Es por todo lo mencionado anteriormente que se concluye que desde la terapia ocupacional en los problemas de alimentación infantil se reconoce no sólo los déficits del niño, sino también se comprende y aborda las preocupaciones y necesidades de los padres o cuidadores. Por ello resaltamos la importancia de una detección precoz de las dificultades y una intervención desde lo diferentes profesionales del equipo apoyando al niño desde todas las áreas.

Alejandra Barbero Esteban.

María Nieto Tienda.

Terapeutas ocupacionales de la Unidad de Atención Integral a la infancia y adolescencia.

 

Bibliografía:

  • Ernsperger L, Stegen-Hanson T, Grandin T. Just Take a Bite. Arlington: Future Horizons; 2012.
  • BEAUDRY BELLEFEUILLE, I. (2008), Tengo duendes en las piernas – Dificultades escolares, hiperactividad, problemas de conducta, sueño y alimentación vistos por los niños y por la Teoría de la integración sensorial, Ediciones Nobel, Oviedo.
  • Martín Martín LM, Serrano Guzmán M, Valenza Marie C, Cabrera Martos I. La alimentación humana. La perspectiva de la terapia ocupacional y la antropología. TOG (A Coruña) [revista en Internet].2011; 8(14): [15p.]. Disponible en:  http://www.revistatog.com/num14/pdfs/original3.pdf
  • American Occupational Therapy Association. Occupational therapy practise framework: Domain and process. American Journal Occupational Therapy. 2014.
  • Morris S, Klein M. Pre-feeding skills. Austin, Texas: Pro-Ed; 2000.

Si necesitas ayuda o ampliar información contacta

  • Responsable: Comunidad del Centro Superior Universitario.
  • Finalidad: Poder enviarle la información solicitada y suscribirle a nuestro boletín para poder enviarle otras comunicaciones sobre ofertas y promociones del Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle.
  • Legitimación: El consentimiento y aceptación de la política de privacidad al enviar el formulario.
  • Destinatarios: Sus datos se guardarán en Host-Fusion, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Asegurando que tus satos están protegidos.
  • Derechos: Tendrá derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos en caso de que lo deses.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido