Servicio de Adaptación Funcional de Entornos (SAFE)

Servicio de apoyo al enfermo, a los familiares y cuidadores para facilitar la readaptación al domicilio.

La disfunción de una persona puede ser de origen traumático o degenerativo, temporal o crónica. En cualquiera de los casos, la nueva situación conlleva la necesidad de utilizar productos y tecnologías de apoyo en la vida cotidiana: sillas de ruedas, andadores, camas articuladas; material para la alimentación y el vestido; incorporación de domótica para el funcionamiento mecanizado de elementos básicos del hogar; etc. 

Por otra parte, la disfunción requiere realizar también, en muchos casos, adecuaciones en la vivienda y en las zonas comunes del edificio como, por ejemplo, la adaptación de lugares de aseo e higiene personal,  de la cocina, dormitorios, salas de estancia, etc. 

Resulta, por tanto, necesaria la acomodación del ambiente cotidiano a la nueva situación de funcionamiento de la persona.  

El “Servicio de Adaptación Funcional de Entornos (SAFE), ofrece una actuación integral y coordinada cuyo fin es facilitar la vida cotidiana mediante la instalación de todas aquellas mejoras que el domicilio precise y el asesoramiento sobre los productos y tecnologías de apoyo requeridos para el desempeño en la vida diaria de la mejor forma posible, todo ello, de acuerdo con la capacidad de funcionamiento actual del usuario.

Nuestro equipo está compuesto por arquitectos, expertos en Accesibilidad y terapeutas ocupacionales.

Servicios

  • Estudio - Diagnóstico de las condiciones de accesibilidad de la vivienda y de las zonas comunes de la comunidad de propietarios derivada de la limitación funcional que presente el usuario (hogar, espacios y útiles de uso cotidiano, portales, zonas de ajardinadas o estanciales, itinerarios, etc.).
  • Propuesta de actuaciones necesarias para facilitar la autonomía y funcionalidad en los diferentes espacios y estancias del hogar, así como para las actividades a desarrollar en éste.
  • Ejecución de las actuaciones para la adaptación del domicilio a las condiciones de funcionamiento actual del usuario (modificación de anchos de paso en puertas; instalación de barras de apoyo en aseos, dormitorios, etc.; modificación e instalación de los elementos que integran aseos, baños o cocina; disposición de pasamanos, mecanización del funcionamiento de elementos básicos, etc.) o, en su caso, preparación, seguimiento y supervisión de las necesarias que éste decida acometer.
  • Localización, preselección y asesoramiento sobre las tecnologías y productos de apoyo que el usuario pueda requerir para el desempeño de las actividades básicas de la vida diaria o para la realización de las diferentes tareas requeridas a sus cuidadores o a los miembros del entorno familiar.
  • Entrenamiento en el uso de las tecnologías y productos de apoyo prescritos y asesoramiento a los cuidadores o miembros del entorno familiar en el manejo de los mismos (utensilios, aparatos, etc.).
  • Propuesta de actuaciones necesarias para facilitar la autonomía y funcionalidad de los diferentes espacios correspondientes a las zonas comunes de la comunidad de propietarios donde se encuentra situado el domicilio. 
  • Asesoramiento respecto de las disposiciones, normativas y derechos legales existentes para la adecuación de los espacios de las zonas comunes del edificio así como de las líneas de subvenciones públicas  existentes, en su caso, para proceder a dichas adecuaciones. 
  • la realización de las diferentes tareas requeridas a sus cuidadores o a los miembros del entorno familiar.
  • Cualesquiera otros vinculados a la mejora funcional de la relación de la persona con su entorno.