Observación de acciones

Imagen destacada Observación de acciones

Observación de acciones

La observación de acciones (OA) es una técnica de tratamiento en rehabilitación en la que el paciente observa una serie de acciones de su vida cotidiana con su posterior ejecución con el fin de acelerar el proceso de recuperación de la función en pacientes con alteraciones del movimiento (1).

La justificación principal de esta técnica es algo que se ha mencionado anteriormente en otras entradas de blog y otras descripciones de técnicas: las neuronas espejo. Por no extendernos demasiado, simplemente recordaremos que las neuronas espejo son un tipo de célula que se encuentra en nuestro cerebro y que se caracteriza por activarse, no solo cuando ejecutamos una acción, sino también cuando observamos esa misma acción.

Actualmente hay muchos estudios que demuestran que durante la observación de acciones, el sistema nervioso central presenta mucha actividad en diferentes áreas (2). Sobre todo, predominan áreas del cerebro relacionadas con el movimiento, como el área motora, aunque existen ligeras diferencias entre la activación que se produce al observar un movimiento y al ejecutarlo.

Imagen extraída de Gatti et al., 2017

En vista de estos resultados, parece que la observación de acciones es una herramienta muy útil para producir actividad cortical, pero ¿vale todo? ¿Todas las acciones observadas producen la misma actividad en nuestro sistema nervioso? La respuesta es no.

Desde que en los años 90 se publicaron los primeros artículos sobre el sistema de neuronas espejo, se han utilizado este tipo de células como justificación de otros procesos como la empatía. Del mismo modo que conocemos que hay algunos factores que condicionan que tengamos más o menos empatía, se ha investigado la posibilidad de que existan algunos factores que condicionen la actividad del sistema nervioso central durante la observación de una acción.

Perspectiva

Hay estudios de neuroimagen que muestran la existencia de diferencias en la actividad cortical cuando la acción observada está en primera persona o en tercera persona. Las imágenes en primera persona son aquellas que están grabadas simulando que es el propio sujeto quien las esta realizando mientras que las que están grabadas en tercera persona son aquellas en las que se observa a otra persona realizando la acción. Los estudios de neuroimagen demuestran que, si bien en ambas perspectivas se produce activación cortical, ésta es superior en cuanto a extensión e intensidad al observar acciones en primera persona (3).

Familiaridad con la acción observada

La observación de acciones ha sido utilizada y estudiada en distintos grupos de población. Uno de ellos es el de deportistas de alto rendimiento y sujetos expertos en algunas tareas. En el año 2005 un grupo de investigadores publicó un estudio muy interesante con bailarines expertos en distintas disciplinas (ballet y capoeira) y compararon la actividad cerebral al observar acciones de ambos estilos. Lo que encontraron fue que la actividad era mayor cuando el sujeto reconocía los movimientos a cuando observaba movimiento del otro estilo de baile que no dominaba (4). Además, probaron que cuando un sujeto no bailarín observaba las mismas acciones, la cantidad de actividad en el sistema nervioso era menor en comparación con los bailarines.

Diferencias por género

El mismo grupo de investigación publicó otro estudio un año después, esta vez con bailarines de ballet, y los compararon según el genero. A todos les pusieron vídeos de movimientos de ballet propios de las bailarinas y videos de movimientos de ballet propios de los bailarines y observaron que la actividad en el sistema nervioso al observar esas acciones era mayor cuando coincidía el género del observador con el género del bailarín/bailarina del video (5). Lo curioso de esto es que utilizaron bailarines y bailarinas que entrenaban juntos, por lo que estaban igualmente acostumbrados a observar tanto los movimientos de ellos como los movimientos de ellas. Justificaron, por tanto, que la diferencia en la activación en el sistema nervioso procedía no solo del reconocimiento visual de la acción sino también del reconocimiento motor, ya que los bailarines poseían en su repertorio de movimientos tan solo los movimientos específicos a su genero, es decir, los movimientos con los que más actividad en el sistema nervioso se registró.

Importancia del contexto

La importancia del contexto en la activación del sistema nervioso al observar una acción está relacionada con la intención de la acción. Es decir, ante una misma acción como puede ser coger una taza, nuestro sistema nervioso se puede activar de forma diferente si reconoce que esa acción forma parte de actividades diferentes. Esto queda más claro si vemos las imágenes de ejemplo:

Imagen extraída de Iacoboni et al., 2007(6); modificada de Iacoboni et al., 2005(7)
Imagen extraída de Iacoboni et al., 2007(6); modificada de Iacoboni et al., 2005(7)

Imagen extraída de Iacoboni et al., 2007(6); modificada de Iacoboni et al., 2005(7)

Los autores de esos dos estudios llegan a la conclusión con los experimentos que hicieron que, a pesar de que la acción observada es la misma (coger una taza), la activación en el sistema nervioso fue diferente porque el cerebro identificó tareas diferentes: en la imagen de la izquierda se coge la taza posiblemente con la finalidad de beber mientras que en la imagen de la derecha se coge la taza posiblemente con la finalidad de recoger y limpiar(6,7).

Edad

Para la sorpresa de muchos, la edad ha demostrado no ser un factor que condicione la actividad en el sistema nervioso durante la observación de acciones (8). Esto quiere decir que se activa de forma similar el sistema nervioso de una persona joven y el de una persona con más edad al observar la misma acción (siempre teniendo en cuenta los otros factores que hemos explicado más arriba).

Implicaciones clínicas

Actualmente la observación de acciones está indicada y tiene evidencia para muchas condiciones patológicas como puede ser procesos de inmovilización, donde se aplica con el objetivo de que no haya una disminución sustancial de actividad en esa región cerebral relacionada con el miembro inmovilizado(9).

También está indicada la aplicación de la observación de acciones en pacientes postquirúrgicos(10), pacientes neurológicos(11) o en procesos de aprendizaje motor.

Cabe destacar que en este último caso, la observación de acciones ha demostrado ser superior a otra técnica frecuentemente utilizada, la imaginería motora, sobre todo cuando se trata de un proceso de aprendizaje de una tarea compleja(12,13).

En resumen, la observación de acciones es una estrategia de tratamiento muy útil para los pacientes que necesiten recuperar una función limitada o perdida, pero se debe ajustar al contexto del paciente para producir un mayor efecto a nivel del sistema nervioso central.

 

Gonzalo Navarro Fernández

Fisioterapeuta del IRF La Salle

Nº Col.; 11064

Twitter: @gonzanf93

Referencias:

  1. Buccino G, Solodkin A, Small SL. Functions of the mirror neuron system: Implications for neurorehabilitation. Vol. 19, Cognitive and Behavioral Neurology. 2006. p. 55–63.
  2. Gatti R, Rocca MA, Fumagalli S, Cattrysse E, Kerckhofs E, Falini A, et al. The effect of action observation/execution on mirror neuron system recruitment: an fMRI study in healthy individuals. Brain Imaging Behav. 2017 Apr 1;11(2):565–76.
  3. Ge S, Liu H, Lin P, Gao J, Xiao C, Li Z. Neural basis of action observation and understanding from first- and third-person perspectives: An fMRI study. Front Behav Neurosci. 2018 Nov 22;12.
  4. Calvo-Merino B, Glaser DE, Grèzes J, Passingham RE, Haggard P. Action observation and acquired motor skills: an FMRI study with expert dancers. Cereb Cortex. 2005 Aug;15(8):1243–9.
  5. Calvo-Merino B, Grèzes J, Glaser DE, Passingham RE, Haggard P. Seeing or Doing? Influence of Visual and Motor Familiarity in Action Observation. Curr Biol. 2006 Oct 10;16(19):1905–10.
  6. Iacoboni M, Mazziotta JC. Mirror neuron system: Basic findings and clinical applications. Vol. 62, Annals of Neurology. 2007. p. 213–8.
  7. Iacoboni M, Molnar-Szakacs I, Gallese V, Buccino G, Mazziotta JC. Grasping the intentions of others with one’s own mirror neuron system. In: PLoS Biology. 2005. p. 0529–35.
  8. Nedelko V, Hassa T, Hamzei F, Weiller C, Binkofski F, Schoenfeld MA, et al. Age-independent activation in areas of the mirror neuron system during action observation and action imagery. A fMRI study. Restor Neurol Neurosci. 2010;28(6):737–47.
  9. Bassolino M, Campanella M, Bove M, Pozzo T, Fadiga L. Training the motor cortex by observing the actions of others during immobilization. Cereb Cortex. 2014 Dec 1;24(12):3268–76.
  10. Bellelli G, Buccino G, Bernardini B, Padovani A, Trabucchi M. Action observation treatment improves recovery of postsurgical orthopedic patients: evidence for a top-down effect? Arch Phys Med Rehabil. 2010 Oct;91(10):1489–94.
  11. Celnik P, Webster B, Glasser DM, Cohen LG. Effects of action observation on physical training after stroke. Stroke. 2008 Jun 1;39(6):1814–20.
  12. Kim T, Frank C, Schack T. A Systematic Investigation of the Effect of Action Observation Training and Motor Imagery Training on the Development of Mental Representation Structure and Skill Performance. Front Hum Neurosci. 2017 Oct 17;11:499.
  13. Gatti R, Tettamanti A, Gough PM, Riboldi E, Marinoni L, Buccino G. Action observation versus motor imagery in learning a complex motor task: a short review of literature and a kinematics study. Neurosci Lett. 2013 Apr 12;540:37–42.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido