Disfonía infantil y tratamiento logopédico

Destacada Disfonía infantil y tratamiento logopédico

Disfonía infantil y tratamiento logopédico

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Disfonía espasmódica (20 de septiembre) publicamos este artículo, aunque en este caso hablamos de otro tipo de disfonía, la disfonía infantil y su tratamiento desde logopedia.

En la infancia la voz resulta un instrumento dedicado al juego, la relación social, el canto y la comunicación, por eso, cuando aparecen problemas que la dañan, la detección y tratamiento temprano en logopedia puede suponer un cambio radical para evitar lesiones crónicas que impidan que los niños puedan sociabilizar de igual modo.

En la actualidad hay evidencia de que la prevalencia existente de escolares con patología vocal está situada entre el 6% y el 23% según distintas publicaciones, pero generalmente esta es detectada por una persona ajena a la familia, ya que tanto los padres como los propios niños no lo consideran como una preocupación y esto va en detrimento de un adecuado diagnóstico y tratamiento logopédico.

La primera patología vocal que afecta a la infancia es la disfonía. La disfonía es una alteración de la voz que perturba la comunicación y afecta a las cualidades del sonido de la voz en mayor o menor medida, pero se manifiesta también por esfuerzo al emitir un sonido, dificultades para mantener la voz durante un periodo de tiempo, o bien cansancio tras haberla utilizado inadecuadamente. La disfonía infantil suele ser causada en un 20% de los casos por alteraciones anatómicas tales como nódulos o pólipos, que son producidas por el esfuerzo y mal uso vocal.

Cuando un niño se queda a menudo sin voz o le molesta el uso de la misma durante un largo periodo de tiempo, es necesario buscar a qué es debido el problema, para ello, hay que acudir al especialista en otorrinolaringología para que realice las pruebas objetivas necesarias para detectar posibles lesiones, generalmente una videoestroboscopia que observa la anatomía y la función laríngea, y derive a la consulta de logopedia para reeducar en el buen uso de la fonación y cuidado de la voz con la intención de prevenir estos episodios y fomentar un buen uso de la misma.

El tratamiento de la disfonía infantil se lleva a cabo por el logopeda que debe basar su abordaje en varios aspectos:

  • El conocimiento adecuado de las etapas del desarrollo anatómico para tener en cuenta los intervalos en los que se va produciendo descenso laríngeo y la muda vocal.
  • La funcionalidad vocal del niño a nivel de frecuencia fundamental de la voz, tiempo máximo de fonación, tiempo máximo de espiración y uso habitual de la voz en su entorno (abuso vocal, malos hábitos) para relacionarlo con los tramos de edad.

Una vez en la consulta de logopedia, la evaluación de la voz se plantea a partir de una entrevista inicial con la familia en la cual se recogen datos sobre antecedentes familiares, características sobre la personalidad del niño, y cómo emplea su tiempo libre o escolar.

Evaluar la voz, es una tarea complicada porque es difícil llevar a cabo otros protocolos más sistemáticos con la población infantil. Por eso, siempre se comienza desde un punto de vista lúdico a través del que ir extrayendo la información y generando un vínculo emocional entre el profesional de la logopedia y el niño. Posteriormente, ya con el niño presente, se establece una valoración perceptiva de diferentes parámetros:

  • Valoración parámetros vocales: durante una primera sesión con el niño se comienza con juegos y creando vínculo. El profesional de la logopedia puede pasar la Escala GRABS, que se utiliza para realizar una evaluación perceptual de 5 parámetros: G: grade (grado de disfonía). R: rough (ronca). B: breathy (soplada). A: astenic (fatigada). S: strain (tensa). Aunque es una valoración subjetiva, sirve para que el profesional tenga una referencia del inicio y pueda compararlo cuando finalice el tratamiento.
  • Valoración de los parámetros de tonicidad: aunque tiene un componente físico que será aportado por las pruebas realizadas por el otorrino. Es interesante que el/la logopeda considere el grado de flexibilidad y movilización de las estructuras laríngeas, aunque es posible que se explore en futuras sesiones. Habrá que anotar la altura laríngea y si hay tensión muscular en reposo y durante la fonación.
  • Valoración de los parámetros respiratorios: la voz y la respiración van íntimamente ligadas, por eso, habrá que contemplar cuál es el patrón respiratorio, si es capaz de hacer un soplo prolongado y si puede mantener un fonema durante un tiempo concreto.
  • Valoración de los parámetros posturales: también la postura va a indicarnos muchos detalles sobre los malos hábitos y la tensión muscular asociada a ellos.

La información de la exploración física vendrá dada por las pruebas objetivas realizadas desde el servicio de otorrinolaringología.

Una vez se cuenta con toda la información necesaria, se plantean los objetivos de tratamiento junto con la familia para hacerles partícipes desde el inicio del mismo. En numerosas ocasiones, la intervención logopédica en la disfonía infantil no tiene efectividad como consecuencia del bajo nivel de implicación que el profesional haya conseguido con las familias, por eso, el hecho de que, desde el principio, entren a las sesiones con sus hijos es tan importante.  El tratamiento se inicia, pautando las reglas de higiene vocal que se deben seguir y pidiendo el consentimiento a las familias para poder realizar grabaciones de video y/o audio con las que poder comparar el proceso terapéutico. Algunas de las pautas de higiene vocal que se recomiendan son las siguientes:

  • Mantenerse hidratado bebiendo agua a temperatura ambiente
  • Hablar a un volumen de voz moderado
  • Antes de hablar inspirar, producir voz y espirar
  • Evitar usar el aire residual de los pulmones para hablar
  • Lentificar el discurso
  • Procurar no toser o carraspear
  • Mantener un patrón de respiración nasal y diafragmático
  • Evitar entornos muy ruidosos
  • Hacer ejercicios de relajación y/o estiramientos de forma diaria
  • Controlar la postura

Por lo tanto, teniendo en cuenta la principal función que busca la terapia vocal en la disfonía infantil que es lograr la mejor voz con el mínimo esfuerzo es necesario conseguir:

  • Una función fonorrespiratoria correcta.
  • Obtención de un registro vocal óptimo.
  • Aprendizaje de armónicos vocales.
  • Mejora de la articulación.

Los ejercicios encaminados a conseguir estos objetivos pueden variar de un niño a otro en función de sus características de patología vocal, sus necesidades concretas, sus hábitos, su entorno familiar y su edad. Por eso, es fundamental contar con un buen asesoramiento del profesional de la logopedia.

Irene Rico Ezequiel

Logopeda nº Col. 28/147

Unidad de Atención a la infancia y la adolescencia

Bibliografía

  • Centeno A Diana, Penna R Maximiliano. Characterization of patients with dysphonia evaluated in the pediatric voice unit of the Dr. Luis Calvo Mackenna Hospital. Rev. Otorrinolaringol. Cir. Cabeza Cuello. 2019  Mar;  79( 1 ): 18-24.
  • Sanz L, Bau P, Arribas I, Rivera T. Development and validation of a short version of the Spanish pediatric voice handicap index (P-VHI-10). Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2016; 88: 113-6.
  • Fayoux, P. Disfonía infantil. Audiofonología. EMC-Otorrinolaringología. 2018. Vol 47 (4) páginas 1-11.
  • María Alonso-Villalobos Ordóñez. TÍTULO DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN “Intervención logopédica temprana en la profilaxis de posibles disfonías”. Trabajo Fin de Grado: Adaptación al grado de Logopedia. Universidad de Valladolid.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido