¿Qué son las ondas de choque?

Destacada-Ondas-de-choque

¿Qué son las ondas de choque?

La utilización de ondas de choque se considera un tratamiento rehabilitador de carácter conservador. Se trata de aplicar una serie de ondas acústicas de alta energía, mediante un cabezal, a una determinada frecuencia sobre el punto doloroso con el objetivo de promover la curación del tejido y provocar un alivio de síntomas. La evidencia científica aún no ha conseguido determinar cuáles son los mecanismos neurofisiológicos implicados en el alivio del dolor al utilizar este abordaje, pero estudios de investigación barajan distintas hipótesis por las que resulta beneficiosa su aplicación en problemas musculo esqueléticos; en primer lugar, algunos estudios de investigación determinan que supone una estimulación sobre fibras nerviosas que seguidamente provoca una liberación de sustancias analgésicas, en segundo lugar, otros estudios señalan que puede existir un fenómeno de cavitación en el tejido que suponga una alteración a nivel celular encargada de la analgesia, además de suponer un aumento de la permeabilidad de la membrana a este nivel y por otro lado, otros estudios indican que el efecto puede venir dado por la teoría de la compuerta propuesta en un inicio por Melzack y Wall, según la cual mediante el estímulo generado por las ondas de choque podría provocar una hiperestimulación de los nociceptores (receptores que participan en el procesamiento del dolor) y es el motivo por el cual se genera dicha analgesia.

Existen dos tipos de ondas de choque; focales y radiales. Las ondas de choque focales suponen una mayor penetración en los tejidos, puede resultar más dolorosa su aplicación y se caracterizan porque concentran toda la energía en un punto. En cambio, las ondas de choque radiales, son aquellas que aplicamos en clínica sobre el tejido blando afecto como puede ser tendón o músculo.

Debemos tener en cuenta, como en todas las técnicas realizadas sobre los pacientes las posibles contraindicaciones para la aplicación de ondas de choque. No es recomendable aplicar dicha técnica en pacientes con infección, en presencia de inflamación aguda, en pacientes con polineuropatías, neoplasias o enfermedades reumáticas de carácter sistémico. Además, es relevante indicar que como posibles efectos secundarios que se pueden dar con la aplicación de ondas de choque destacan la presencia de hematomas, eritemas o un aumento de dolor temporal.

¿En qué situaciones es beneficioso aplicar ondas de choque?

Se ha observado que la aplicación de ondas de choque puede resultar un tratamiento no invasivo, eficaz y seguro. Aun así, es necesario realizar más estudios de investigación con el objetivo de determinar de forma más precisa cual es el protocolo de intervención más acertado en lo que a nº de sesiones, intensidad, frecuencia y tiempo de descanso entre sesiones se refiere. Se ha observado hasta el momento que la aplicación de ondas de choque de tipo radial con un total de entre 2000-3000 impulsos por sesión, variando la frecuencia en función de la profundidad de tejido, adaptando la intensidad en función de la tolerancia del paciente y ofreciendo un volumen  de entre 1 o 2 sesiones a la semana con un total de 5 sesiones para el paciente en patologías como tendinopatías del músculo supraespinoso, tendinopatía aquílea, fascitis plantar o epicondilalgia lateral puede provocar una mejoría significativa sobre la intensidad de dolor.

Mónica Grande Alonso

Fisioterapeuta y Coordinadora de la Unidad de Trastornos Musculoesqueléticos.

Referencias

  1. Schmitz C, Császár NBM, Milz S, Schieker M, Maffulli N, Rompe JD, et al. Efficacy and safety of extracorporeal shock wave therapy for orthopedic conditions: A systematic review on studies listed in the PEDro database. Br Med Bull. 2015;116(1):115–38.
  2. Zheng C, Zeng D, Chen J, Liu S, Li J, Ruan Z, et al. Effectiveness of extracorporeal shock wave therapy in patients with tennis elbow: A meta-analysis of randomized controlled trials. Medicine (Baltimore). 2020;99(30):e21189.
  3. Speed CA. Extracorporeal shock-wave therapy in the management of chronic soft-tissue conditions. J Bone Jt Surg – Ser B. 2004;86(2):165–71.
  4. Auge BK, Preminger GM. Update on shock wave lithotripsy technology. Curr Opin Urol. 2002;12(4):287–90.
  5. Schmitz C, Császár NBM, Rompe JD, Chaves H, Furia JP. Treatment of chronic plantar fasciopathy with extracorporeal shock waves (review). J Orthop Surg Res. 2013;8(1):1–11.
  6. Speed C. A systematic review of shockwave therapies in soft tissue conditions: Focusing on the evidence. Br J Sports Med. 2014;48(21):1538–42.
  7. Korakakis V, Whiteley R, Tzavara A, Malliaropoulos N. The effectiveness of  extracorporeal shockwave therapy in common lower limb conditions: a systematic review including quantification of patient-rated pain reduction. Br J Sports Med. 2018 Mar;52(6):387-407.
  8. Testa G, Vescio A, Perez S, Consoli A, Costarella L, Sessa G, Pavone V. Extracorporeal Shockwave Therapy Treatment in Upper Limb Diseases: A Systematic Review. J Clin Med. 2020 Feb 6;9(2).
  9. Visco V, Vulpiani MC, Torrisi MR, Ferretti A, Pavan A, Vetrano M. Experimental studies on the biological effects of extracorporeal shock wave therapy on tendon models. A review of the literature. Muscles Ligaments Tendons J. 2014 Nov 17;4(3):357-61.
  10. Wang CJ, Cheng JH, Chou WY, Hsu SL, Chen JH, Huang CY. Changes of articular cartilage and subchondral bone after extracorporeal shockwave therapy in osteoarthritis of the knee. Int J Med Sci. 2017 Feb 23;14(3):213-223.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido