Fisioterapia de suelo pélvico: ¿Qué es y para qué sirve?

Fisioterapia de suelo pélvico: ¿Qué es y para qué sirve?

Fisioterapia de suelo pélvico: ¿Qué es y para qué sirve?

¿Qué es el suelo pélvico?

El suelo pélvico se define como el conjunto de estructuras (músculos, ligamentos, fascias…) que se alojan en la pelvis, que tienen una función de sostén de los órganos pélvicos y los proveen de un buen funcionamiento. Estas estructuras intervienen en los procesos de: micción, defecación y en la esfera sexual (mediados por el sistema nervioso), pero también se ha demostrado que tiene un papel fundamental en la estabilización lumbopélvica (1).

La debilidad o lesión de estas estructuras pueden provocar distintos signos y síntomas que son susceptibles de ser tratados con fisioterapia de suelo pélvico.

¿Qué es la fisioterapia de suelo pélvico?

Normalmente asociamos a la fisioterapia con problemas traumatológicos, pero tiene diferentes ramas: neurológica, pediátrica, respiratoria, cardiaca… entre ellas también está la fisioterapia de suelo pélvico que se va a ocupar de diversas patologías que encontramos en los campos de urología, ginecología, coloproctología y obstetricia.

Es una disciplina aún no muy extendida en España pero, afortunadamente, cada vez oímos más hablar de ella. Además, existen barreras culturales que impiden hablar abiertamente sobre este tipo de patologías a las personas que las sufren, haciendo muchas veces que no se lleguen a consultar médicamente o si se hace, no encuentre la solución que necesita por desconocimiento de este tipo de tratamiento. Las disfunciones del suelo pélvico y sexual son de presentación frecuente, infra diagnosticadas e infra tratadas (6).

Patologías que podemos tratar con fisioterapia de suelo pélvico

Como hemos dicho, el campo de actuación de la fisioterapia del suelo pélvico es muy amplio. Además, es una especialidad muy ligada al embarazo en el cual tiene un papel muy importante de cara a la prevención de posibles dificultades derivadas de este proceso.

La disfunción más frecuente reportada es la incontinencia urinaria [presente en el 20-30% de la población, sobre todo femenina (4)]. Se estima que en Europa, según los reportes del Grupo Español de Suelo Pélvico, el 40% de las mujeres estarían afectadas por una disfunción de suelo pélvico (6).

Las patologías que encontramos con mayor frecuencia son:

  • Urológicas: incontinencia urinaria de esfuerzo, de urgencia o mixta, por rebosamiento, eneuresis (micción involuntaria nocturna que se da sobre todo en niños que, por edad, ya deberían tener un buen control de los esfínteres) (2).
  • Ginecológicas: trastornos de la menstruación (dismenorrea, amenorrea), problemas relacionados con la menopausia (incontinencia o alteraciones en la esfera sexual) o los síntomas que produce un prolapso genital (descenso parcial o total de un órgano pélvico) (2).
  • Coloproctológicas: incontinencia fecal, encopresis (incontinencia fecal producida por un estreñimiento importante), estreñimiento crónico (2).
  • Disfunciones sexuales (estas normalmente se incluyen dentro de un plan multidisciplinar en el que intervienen otros especialistas): dispareunia (dolor durante o después de mantener relaciones sexuales), anorgasmia (incapacidad de llegar al orgasmo), vaginismo (incapacidad para realizar la penetración), disfunción eréctil o eyaculación precoz (2). Los datos globales indican que del 9 al 29 % de los hombres y del 16 al 45 % de las mujeres tienen algún problema sexual que genera malestar (6).
  • Patología de origen nervioso o que incluyen al sistema nervioso: disfunciones como el dolor pélvico crónico, síndrome del nervio pudendo, vejiga neurógena producida por una patología neurológica (tras un ictus, enfermedades como ELA, esclerosis múltiple, tras una lesión medular… en un artículo anterior ya hablamos del tratamiento de las disfunciones de suelo pélvico producidas tras un síndrome de cola de caballo o sobre el tratamiento de la vejiga neurógena en personas con esclerosis múltiple.

¿Puede ayudar la fisioterapia de suelo pélvico en cauda equina o síndrome de cola de caballo?

Vejiga neurógena y Esclerosis Múltiple

  • Obstetricia: prevención de posibles síntomas derivados del embarazo o parto, preparación al parto y tratamiento de los síntomas derivados del parto (como por ejemplo el dolor que produce la cicatriz de una episiotomía, diastasis…).
  • Síntomas postquirúrgicos: incontinencias de cualquier tipo, dolor producido por cicatrices, fortalecimiento de la musculatura… Es común utilizar este tipo de tratamiento en cirugías por histerectomía, prolapso genital o post cirugía de próstata.

Como podemos observar, la fisioterapia de suelo pélvico es una disciplina transversal que abarca muchos problemas a nivel pélvico y a todo tipo de población. Aunque se relaciona sobre todo con las mujeres, también hombres e incluso niños/as pueden beneficiarse de este tratamiento.

Quizás lo más interesante de todo es que, aparte de ser la primera línea de tratamiento para este tipo de patologías, la fisioterapia de suelo pélvico es la herramienta principal para prevenir estas disfunciones y así no llegar a padecer los síntomas de ellas. El American Journal of Obstetrics and Gynecology sugiere que ante la alta prevalencia de este tipo de patologías es necesario tomar una estrategia preventiva ante ellas y que si consiguiéramos llegar a una meta de prevención del 25% podríamos salvar a unas 90.000 mujeres de sufrir una disfunción de suelo pélvico (5).

¿Es eficaz la fisioterapia de suelo pélvico para mi patología?

La fisioterapia de obstetricia y uroginecología tiene mucha evidencia científica como tratamiento de primera línea para la mayoría de los problemas relacionados con el suelo pélvico (3,4). Se puede decir que en la mayoría de los casos mejora o cura los síntomas relacionados con la incontinencia urinaria, prolapso genital, incontinencia fecal, disfunciones preparto o postparto y disfunciones por hipertonía como dolor miofascial pélvico, vaginismo o vulvodinia (3).

Desde IRF os invitamos a que si reconocéis alguna de estas disfunciones o síntomas y los estáis sufriendo, nos consultéis sobre vuestro caso, ¡tiene solución!

Aitana Ivorra Tejada.

Fisioterapeuta especializada en suelo pélvico.

Bibliografía

  1. Walker, C. Fisioterapia en obstetricia y uroginecología. 2ª edición.
  2. Fisioterapia en la reeducación del suelo pélvico. M. Pilar Cambra Lines. Artículo para Efisioterapia. 11.2006.
  3. Pelvic floor physical therapy in the treatment of pelvic floor dysfunction in women. Wallace, Shannon L.a; Miller, Lucia D.b; Mishra, Kavitaa. Current Opinion in Obstetrics and Gynecology: December 2019 – Volume 31 – Issue 6 – p 485-493
  4. JACQUELINE DEL CARMEN MARTÍNEZ TORRES, JOSÉ ÁNGEL GARCÍA DELGADO, ELSA MARÍA RODRÍGUEZ ADAMS. Rehabilitación de las disfunciones del suelo pelvico: 10 años de experiencia. Investigaciones médicoquirúrgicas. 2017 (julio-diciembre);9(2):230-45.
  5. John O.L.DeLancey MD. The hidden epidemic of pelvic floor dysfunction: Achievable goals for improved prevention and treatment. American Journal of Obstetrics and Gynecology. Volume 192, Issue 5, May 2005, Pages 1488-1495
  6. Neysa Margarita Pérez Rodríguez, Jacqueline del Carmen Martínez Torres , José Ángel García Delgado, Elsa María Rodríguez Adam , Haymée Rodríguez Lara. Disfunción de suelo pélvico y sexual en mujeres. Artículo de revisión. Invest. Medicoquir 2019 (marzo-abril); 11 (Supl. 1)

 

Si necesitas ayuda o ampliar información contacta

  • Responsable: Comunidad del Centro Superior Universitario.
  • Finalidad: Poder enviarle la información solicitada y suscribirle a nuestro boletín para poder enviarle otras comunicaciones sobre ofertas y promociones del Instituto de Rehabilitación Funcional La Salle.
  • Legitimación: El consentimiento y aceptación de la política de privacidad al enviar el formulario.
  • Destinatarios: Sus datos se guardarán en Host-Fusion, nuestro proveedor de hosting, que también cumple con el RGPD. Asegurando que tus satos están protegidos.
  • Derechos: Tendrá derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos en caso de que lo deses.

No te pierdas nuestras novedades, ¡suscríbete!

Al suscribirte recibirás un correo para confirmar la suscripción, no te olvides de revisar la carpeta de Spam.​

Ir al contenido